jueves, 21 de marzo de 2013

Mi amiga Juliette, una francesa en España!



Hola a tod@s!!
Hemos acabado nuestro showroom y de nuevo daros las gracias a todas las que habéis podido venir a vernos, ha sido un placer!!!! He conocido a muchos bebés a los que sólo conocía en la barriga de sus mamás que venían a preparar su canastilla...qué olorcito tan especial el de los recién nacidos...me encantaaaaaa!!! He vuelto a ver abuelas que vienen a por las batas de sus nietas y a amigas que venían a por bañadores y pijamas de verano. Mañana con calma haré fotos y os las pongo...las novedades merecen la pena!!!!
Hoy os propongo una nueva historia de amigas por el mundo pero desde otro punto de vista. Mi amiga Juliette es francesa/argentina y vive en España...nos relata su experiencia al llegar a Barcelona y un poco las diferencias con la escolaridad con sus hijos pequeñitos. Es la propietaria de una empresa que se llama www.petitmotsbrodes.com . Tiene cosas monísimasssssss!!! Espero que os guste tanto como a mi! Un beso y hasta mañana!



Desde otro punto de vista…

Me divierte mucho leer las vidas de las amigas de Rebe porque se ve como uno, cuando se va a vivir a otro país, no solo se lleva ropa, libros o muebles sino también su educación, su mentalidad y su cultura.

Me llamo Juliette, soy francesa de madre argentina, estoy casada y tengo 3 niños de 7, 5 y 6 meses, y hace 10 años que vivo en Barcelona. ¡Cómo pasa el tiempo, nunca había vivido tanto tiempo en un mismo lugar !

Como a mi marido me fascina España y especialmente Cataluña. Nuestra llegada aquí fue un poco atípica porque no soy yo quien he seguido a mi marido por su trabajo sino el por el mío. Vivíamos en Toulouse, en Francia, y en una feria de relojes en Suiza una empresa catalana me reclutó para trabajar en pleno centro de Barcelona.
Vivimos separados durante 9 meses, el tiempo que él tardó en encontrar un trabajo aquí. En mi empresa me exigían hablar español, francés e ingles así que no tuve la dificultad que tuvo mi marido con el catalán.
Desde fuera se ve a una España “global”, como vosotras veréis  Francia en su totalidad, entonces no nos dimos cuenta del impacto que podía tener el necesitar también otro idioma como era el catalán. 


No es la primera vez que vivimos en el extranjero y siempre me divierte como mi marido cambia su “identidad”. Para mi yo soy Juliette, pronunciado a la francesa y si tengo que deletrear mi nombre y apellido lo hago cada vez. Pero él opina que mejor ahorrarse el rollo de repetir 20 veces su nombre entonces pasa de llamarse Xavier (pronunciado a la francesa) a Javier, que después pasó a ser Javi para acabar en “El Javi”. Yo me llamo Juliette y no Julieta, un inglés que se llama John no se presenta como Juan ¡! (aunque tenga mis dudas porque cuando leo el Hola, ya que en España traducen todos los nombres y se puede leer “el príncipe Guillermo Y Catalina esperan su primer hijo!)




Volviendo a los niños… 
Lo bueno de las guarderías aquí es que hay publicas y privadas. Algo que puede parecer normal, pero en Francia sólo son públicas (hay algunas privadas en parís pero no son representativas). Así que cuando en Francia una mamá no trabaja, no tiene derecho a  inscribir a sus hijos al parvulario. Los tiene en casa hasta los 3 años y cuando empiezan P3 tampoco pueden quedarse a comer. Es un circulo vicioso porque si tienes a tus hijos en casa, no puedes ir a buscar trabajo!

Mi primer hijo fue a la guardería del barrio y su primer idioma fue el catalán. Yo le hablaba en español y mi marido en francés. Y cuando entró en P3 entendía los 3 idiomas pero se comunicaba esencialmente en catalán.
Ahora que está en primaria en el liceo francés, su cerebro se desconectó del modo catalán y empezó a expresarse esencialmente en francés.

Para resumir, mi hijo me sigue hablando en español pero le cuesta cada vez mas y mi hija de 5 años sólo me habla francés a pesar de que yo le hable español desde que nació. La gente me mira raro por la calle con esta mezcla de idiomas!! Además yo tengo un acento francés/argentino/españolizado !




Reconozco que el colegio francés, al seguir el programa del ministerio de educación de su país, no fomenta las clases en castellano y me parece una lástima porque la mayoría de los niños franceses se vuelven a Francia después de varios años en España sin hablar el español, que loco, no? 

Aquí sorprende el ritmo escolar de los niños: clase toda la semana de 9 a 5 desde P3. En Francia no hay clase los miércoles y durante los 4 días de cole salen a las 4. Tienen 15 días de vacaciones cada 6 semanas de clase pero menos vacaciones en verano. En el liceo francés de Barcelona es un mix; hay clases los miércoles por la mañana y se suman fiestas catalanes.

En fin, que son muchos los cambios pero estamos encantados y disfrutando muchísimo de nuestra vida aquí! Pronto os contaré más detalles. Hasta pronto!!!!