lunes, 29 de octubre de 2012

Los bebés de Monpetitnicolás


Lo mejor, lo mejor, lo mejor...de dedicarse a hacer cosas de bebé es la emoción que me transmiten todas esas mamás, parejas, mamás con abuelas...que vienen a verme antes de que los peques nazcan. Hay muchas cosas en común: la ilusión, la emoción, los nervios, las dudas, la indecisión...es maravilloso revivir con cada una de ellas esos sentimientos que a pesar de haber pasado 6 veces por ello, vuelvo a sentir en cada visita.


En general vienen de 6 ó 7 meses, primerizas, sin saber muy bien qué necesitan y con dudas de si realmente quedará como ellas quieren. Tengo muy clásicas ( todo con mucho lazo, mucho bodoque, muy rosa o muy azul, mucha puntilla...) y muy modernas ( todo en lino, sin piqué, sin lazos, nada rosa!) pero todas con esa ilusión que muy pocas cosas en la vida consiguen suscitarte.
Suelen pedir cosas de clínica, sus camisones, la bolsita de la clínica, el neceser...también cosas de cuna, los protectores, las sabanitas y cosas para sus habitaciones: el cambiador, pañalera, la pantallita de la lámpara...en fin, todo lo que las que ya hemos sido mamás sabemos que es imprescindible.


En nuestros procesos de decisión me encariño con la madre y con el futuro bebé, les cuento mis batallitas y como tengo casi de todos los meses, prematuros y tardíos, gorditos y pequeñajos...casi siempre nos sentimos identificadas ;-).

Es un auténtico placer conocer a mis clientas, a las que vienen o a las que piden por internet pero no os imagináis la ilusión con la que recibo el mail cuando me presentan a su bebé ...es como si fueran un poco míos! Así que...hoy va por ellos. Por mis pequeños clientes que me hacen sentir de nuevo la maternidad aunque no sea en carne propia! Que dicho sea de paso también tiene sus ventajas, ya duermo toda la noche,  sé porqué llora mi bebé y más o menos nos tenemos controladas la una a la otra...jajajaja!


Un beso muy fuerte a todas las que confiáis en nosotrasssss!